27 marzo 2009

La mujer en el espacio (5º parte)

La década del 90 fue prometedora para las mujeres en el espacio, mientras que la NASA seguía incluyendo más féminas, Linda Godwin debuta en la misión STS-37 que incluyó la puesta en órbita de un observatorio de rayos Gamma, la proporción siguiera siendo 1 a 10 a favor de los hombres, aunque comenzaron a aparecer mujeres de otros países participando en el programa espacial.

Helen Sharman, la primera mujer de un tercer país y en la estación MIR

La británica Helen Sharman fue la primera mujer de una tercera nación (ni rusa ni estadounidense) en volar al espacio, participó en la misión Soyuz TM-12, en mayo de 1991, permaneciendo una semana a bordo de la estación espacial MIR junto a sus compañeros rusos Sergei Krikalev, Anatoly Artsebarsky, Musa Manarov y Viktor Afanasiev.
Sin embargo la NASA redobla la apuesta, casualidad o no, en junio del mismo año lanza la misión STS-40, la primera en llevar tres mujeres a bordo, dos de ellas astronautas, la veterana Margaret Rhea Seedom, Tamara Jernigan y la especialista en carga de pago Millie Hughes Fulford.
Tres mujeres en una misma misión, Fulford, Jernigan y Seedom
Luego del vuelo de Sharman, junto a los rusos, aparecen otras mujeres de otros países que vuelan al espacio en el transbordador, la canadiense Roberta Bondar, en enero de 1992 (STS-42) y la japonesa Chiaki Mukai, en julio de 1994 (STS-65).

Entre los rusos que volaban a la estación MIR surgiría una sorpresa, una nueva cosmonauta tan profesional como sus antecesoras y sus pares hombres, Yelena Kondakova, nada menos que la esposa del ex-cosmonauta Valery Ryumin, muy conocido por sus permenencias en órbita en estaciones Salyut y por su carácter, algo brusco, como actual director de los vuelos tripulados.

Yelena Kondakova en el Centro Espacial Kennedy.

Con la visión machista de los rusos en cuanto a los vuelos espaciales, nunca se supo a ciencia cierta como Kondakova convenció a todos, especialmente a su marido para participar en dos vuelos dentro del marco del programa Shuttle-MIR, Ryumin era, además, director de la parte rusa del programa.

Kondakova, nació en Moscú en 1957, graduada como ingeniera mecánica en 1980 y seleccionada como cosmonauta en 1989, voló a la estación espacial MIR, a bordo de la Soyuz TM-20, integrando la expedición MIR 17 .

Kondakova en la estación MIR

En su primera misión permaneció casi 170 días en órbita, durante los cuales convivió con el médico y maratonista espacial Valery Poliakov, con quien tuvo una tensa relación, aunque luego limaron ciertas asperezas y pudieron dialogar; pero ambos fueron reticentes a brindar detalles de aquellos roces, sobre todo Poliakov, tal vez por temor a su jefe Ryumin.

Kondakova luego volvería a la MIR, en 1997, de la mano de la NASA, en el transbordador Atlantis, durante la misión STS-84 (sexto acople con la MIR), casualmente en esa misión otra mujer ocupaba un asiento, ya por segunda vez, reservado hasta ese momento a los hombres, el del piloto. Eileen Collins no sería una mujer de la NASA más en el espacio, a ella vamos a dedicarle el próximo post.

Elieen Collins, piloto y comandante del Shuttle.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...