10 marzo 2009

La mujer en el espacio (2º parte)

En 1978 la NASA anuncia la creación de un nuevo grupo de astronautas, el más numeroso hasta ese momento con 35 integrantes, era el primer grupo dedicado al transbordador espacial que aún no había entrado en funciones.
Pero lo más peculiar era que, por primera vez, seis mujeres integraban un grupo de astronautas, tan profesinales como los hombres, se sabía que el vuelo de la primera mujer norteamericana era inmimente.
Las elegidas fueron, de acuerdo al orden de la foto, Shannon Lucid, Margaret Rhea Seedon, Kathryn Sullivan, Judith Resnik, Anna Fisher y Sally Ride.

Sin embargo los rusos a sabiendas de la creación de este nuevo grupo volvieron a usar el aparato político con fines propagandísticos y seleccionaron rápidamente a una mujer para volar a la estación espacial Salyut 7 en un vuelo que duraría una semana.

La elegida fue Svetlana Savistkaya, nacida en Moscú el 8 agosto de 1948, graduada en el Instituto de la Aviación como Ingeniera aeronáutica, piloto de pruebas y paracaidista, tuvo su bautismo espacial en agosto de 1982 a bordo de la Soyuz T-7 junto a sus compañeros Leonid Popov y Alexander Serebrov, con quienes compartió su estadía en la estación Salyut 7, donde también se hallaban otros dos cosmonautas cumpliendo una larga permanencia.

La segunda mujer en volar al espacio otra vez era soviética, opacando así el debut de quien fuera la primera norteamericana en hacerlo, Sally Ride, quien voló en junio de 1983 a bordo del Challenger, en la misión STS-7, junto a otros cuatro astronautas.

De todos modos la NASA también encontró una forma de mostrar la integración de la mujer en sus vuelos espaciales, apenas concluído el vuelo de Ride anunció para octubre de 1984 la próxima realización de una caminata espacial realizada por una mujer, la elegida ya tenía nombre y apellido, Kathryn Sullivan.

Pero la Unión Soviética volvió a adelantarse y resolvió enviar, en julio de ese año, a Sveltana Savistskaya, conviertiéndose así en al primera mujer en viajar dos veces al espacio con el claro propósito de, una vez llegada a la estación Salyut 7, realizar una caminata espacial junto al comandante de la misión Vladimir Dhzanivekov.

La NASA solo pudo apurar que sus primeras seis mujeres volaran lo antes posible para dar una imagen de mayor integración que su competidor directo.

Así, luego de los vuelos de Sally Ride en junio 1983 y Sveltana Savitskaya en julio de 1984, tuvieron su oportunidad Judith Resnik en agosto de 1984 (STS-41D); Kathryn Sullivan en octubre de 1984 (STS-41G), efectuando la primera caminata espacial americana; Anna Fisher en noviembre de 1984 (STS-51A); Margaret Rhea Seedon en abril de 1985 (STS-51D) y Shannon Lucid en junio de 1985 (STS-51G).

Para mediados de 1985 ya estaba en actividad el séptimo grupo de astronautas de la NASA, con más mujeres entre sus filas, listas para volar sumadas a estas seis pioneras que estaban dispuestas a realizar un segundo vuelo para no ser menos que su par soviética.
Sin embargo la movida femenina de mediados de los ochenta, fue parte de la vorágine en la que la NASA estaba envuelta para realizar la mayor cantidad de lanzamientos por año, obviando medidas de seguridad sin medir las posibles trágicas consecuencias que finalmente sucedieron.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...