30 diciembre 2009

Hasta el año que viene !

Este año 2009 vino cargado de novedades y numerosos vuelos espaciales, tal como lo detallamos en el Balance Espacial, también tuvimos el honor de recibir este año la visita de dos cosmonautas rusos de la época dorada de la exploración espacial, Georgi Grechko e Igor Volk y un astronauta de la NASA de la era actual del Shuttle, Christopher Cassidy.

Pero fundamentalmente este año la cantidad de seguidores del blog aumentó de forma considerable; gracias todos Uds, el blog sigue funcionando.

Deseo hacerles llegar a todos los lectores de Prensa Espacial mi más sinceros deseos de paz, salud y prosperidad para este 2010 que ya está llegando y, por supuesto, agradecerles la constancia de sus visitas al modesto blog que brinda día a día novedades del ámbito espacial.

A los seguidores del blog y a los "fans" de facebook mi más profundo agradecimiento.

Feliz año 2010 !!

Nos reencontraremos el año entrante, brindando las noticias espaciales de siempre, pero con un mayor esfuerzo para aumentar la calidad para todos.

28 diciembre 2009

Balance Espacial 2009

Sin dudas el año 2009 fue muy productivo en materia de vuelos espaciales tripulados, no solo para la NASA y la Agencia Espacial Rusa (Roskosmos), sino también para las agencias espaciales canadiense, japonesa y europea, las cuales aumentaron su presencia en el espacio.

Durante 2009, tanto la NASA como Roskosmos, incrementaron la cantidad de vuelos espaciales, la NASA volvió a tener un promedio de cinco vuelos en un año, tal como lo hacía antes del accidente del Columbia, y los rusos duplicaron el envío de naves tripuladas Soyuz, de dos a cuatro.
Es un crecimiento curioso ya que el motor del mismo es la inminente salida del transbordador de la NASA del servicio activo, eso motivó a que la agencia espacial norteamericana apurara los tiempos en cuanto a la construcción de la Estación Espacial Internacional, dedicando cuatro de esas cinco misiones a finalizar segmentos pendientes.

Entre esas cuatro misiones se encuentran la STS-119, lanzada en marzo, con bastante retraso respecto al calendario original, pero la cual por fin pudo completar la instalación de los juegos de paneles solares para brindar energía a la estación y sus módulos.

Ya, con la energía asegurada, la NASA envió a las misiones STS-127 (julio) para completar el módulo japonés Kibo, y las misiones logísticas STS-128 (agosto) y STS-129 (noviembre) para dotar a la Estación de mayor carga científica e instrumental, previniendo la falta del transbordador en 2011.

Pero sin dudas la misión del año fue la STS-125, lanzada en mayo, para reparar al telescopio Hubble por última vez y así preservar un maravilloso instrumento astronómico que tantas revelaciones dió a la humanidad en los últimos 19 años.

La misión STS-125 fue un esfuerzo sin precedentes, realizada en medio de la urgencia de terminar la estación, con solo tres transbordadores en la flota y un calendario con pocas fechas disponibles, sin embargo la misión, como los otras, fue un éxito total.

La ampliación de las tripulaciones de la estación, de tres a seis integrantes, motivó que los rusos incrementaran sus envíos de naves Soyuz de dos a cuatro en un año, teniendo en cuenta que el transbordador ya no aportará integrantes estables, los astroanutas de la NASA ya comenzaron a usar las naves Soyuz para ir y volver de la estación.

Por consiguiente las Soyuz se conviertieron en la clave para mantener la presencia humana constante en el espacio.

Si bien el transbordador de la NASA es insuperable en el envío de cargas (tiene una capacidad de 100 Tn.) este año fueron lanzadas cinco naves de carga Progress, las cuales si bien no tienen la misma capacidad, deja el camino abierto para que el año siguiente sean muchas más y se integren con los cargueros europeos y japoneses, dicho sea de paso, este mes de septiembre, el primer carguero japonés realizó su primera misión en la ISS con éxito.

Los astronautas de otras agencias espaciales demostaron que pueden ponerse a la par de sus colegas americanos y rusos, este año el primer europeo, el belga Frank de Wine, comandó una expedición de larga permanencia en la ISS, la Expedición 21, que se desarrolló entre los meses de junio y noviembre.

Otro europeo, que este año voló por segunda vez, fue Christer Fuglesang en la misión STS-128.

Los canadienses también dijeron presente, por un lado el astronauta Robert Thirsk integró la Expedición 21 y por otro la astroanuta Julie Payette volvió al espacio, en la misión STS-127, encontrándose en la ISS con su compatriota, originando el primer encuentro de canadienses en el espacio.
Dos japonenes integraron este año expediciones en la ISS, Koichi Wakata la Expedición 19 y Soichi Noguchi la 22, que recién comienza.

El 2010 promete ser otro año intenso en cuanto a misiones, estarán las cinco misiones que faltan del transbordador, con objetivos interesantes como la colocación de la cúpula y el envío de un módulo ruso y otras cuatro naves Soyuz para enviar integrantes de expediciones.

Tal vez haya alguna misión adicional del transbordador, pero la llama de los vuelos tripulados tenderá a apagarse si no se fija el rumbo para el programa Constellation y la continuidad de la estación espacial.

Esperemos que este 2009 sea un ejemplo de lo que hay que seguir haciendo en el espacio.

26 diciembre 2009

EL módulo MRM-1 en el Centro Espacial Kennedy

El módulo ruso MRM-1, bautizado como Rassvet (Amanecer), fue llevado, desde las instalaciones de Energía, al Centro Espacial Kennedy, por medio de un avión Antonov 124; el MRM-1 será enviado a la Estación Espacial Internacional, en mayo de 2010.

El MRM-1 fue presentado en sociedad por las autoridades de la Agencia Espacial Rusa (Roskosmos) y Energía hace unos días, si bien aún faltan cinco meses para que el MRM-1 sea llevado a la Estación Espacial Internacional, las autoridades de ambas agencias espaciales (rusa y estadounidense) resolvieron que el nuevo módulo ya esté en el Centro Espaicla Kennedy para verificar la integración que deberá tener con el ransbordador espacial.
Se prevee que unos días más el MRM-1 sea llevado al Centro de Integración de la Estación Espacial Internacional, ubicado dentro del Centro Espacial Kennedy.
Este nuevo módulo viajará a bordo del transbordador Atlantis en su misión STS-132, programada para el 14 de mayo de 2010, será la segunda vez en la historia que un componente ruso viaje a bordo de la bodega de carga de un transbordador americano; la prmera vez fue en 1995, a bordo del Atlantis en su misión STS-74, cuando llevó el módulo de acople DM a la Estación Espacial MIR, para facilitar los acoples con el transbordador de la NASA.
MRM-1 Rassvet será acoplado al puerto nadir del módulo Zarya, el que mira hacia la Tierra, a partir de ese momento servirá como nuevo puerto de acople para naves Soyuz, Progress y cargueros ATV y será el soporte de bandejas de experimentos científicos.

24 diciembre 2009

Navidad en la Estación Espacial Internacional

Una historia de Navidad espacial :

25 de diciembre; la astronauta Cathy Clarke abrió sus ojos y bostezó. Control de Misión tocaba Campanas Navideñas en el intercomunicador por enésima vez. "OK", gritó por el micrófono. "Estoy despierta y ¡ya sé que es Navidad!"
Cathy, miembro de la tripulación de la Estación Espacial Internacional (International Space Station, ISS), sentía nostalgia por su hogar.

Allá en la Tierra, su familia estaba reunida alrededor del árbol de Navidad, tomando ponche de huevos y abriendo regalos. Más tarde le mandarían un mensaje de radio desde Houston, pero ella añoraba estar con ellos -- no encerrada en un laboratorio orbital, a 350 km sobre la superficie terrestre, sin espíritu navideño.

Meses antes, Control de Misión había rechazado su solicitud de un árbol de Navidad. "Las agujas de pino estarían flotando en el interior y podrían pincharte un ojo", le dijeron. "Es por seguridad".

"Oh, vamos," gruñó Cathy. Riippp. Abrío el cierre de velcro de su bolsa de dormir, se desperezó y se empujó lejos del techo. Eso era algo que ella disfrutaba de la vida en el espacio: puedes dormir donde te plazca. Cuando era niña ella prefería la parte superior de la litera que compartía con su hermana, pero el techo era aún mejor, pensaba.

En realidad, ella amaba la estación. Pero hoy... algo faltaba.

"Es hora de un café," dijo en voz alta a nadie en particular. El resto de la tripulación estaba aún dormida. La noche anterior se habían quedado despiertos más tarde de lo normal haciendo un experimento de ciencias de materiales en el módulo laboratorio Destiny.


"Es mejor que se vayan a dormir," les había dicho en broma la víspera de Navidad. "¡Santa viene en camino!"

"¡Eso quisiéramos!" respondieron ellos tristemente, y regresaron a sus trabajos. Estaban fundiendo metales dentro de un pequeño crisol de fundición para gravedad cero, con el fin de aprender más acerca de aleaciones industriales. Las pruebas produjeron vapores pestilentes (que tuvieron que ser expelidos hacia el espacio mediante un ventilador de vacío)", pero valía la pena aprender tantas cosas nuevas.

Toda la tripulación se encontraba realizando experimentos científicos de una u otra clase. Cathy estaba a cargo de un experimento diseñado para investigar el sistema inmunológico de los seres humanos. Y estaba dando resultados asombrosos. Ella se encontraba pensando profundamente acerca de células-T y las cosas extrañas que éstas hacían en ausencia de gravedad, cuando llegó a la cocina y entró flotando...

...¡justo dentro de una densa nube de migajas de galleta! Cathy aspiró profundo, sorprendida, lo cual fué lo peor que habría podido hacer. Las migajas de galleta bajaron por su garganta y fué solamente después de unos cuantos momentos de toser hasta quedar con los ojos llorosos, que pudo ver de nuevo.

¡ Y qué espectáculo!

Mal acomodados dentro de la pequeña cocina se encontraban: un árbol de 8 pies de altura -- con la punta doblada contra el techo bajo-- una pila de regalos, adornos flotantes y pequeñas gotas de leche por todos lados. Y pegada a la puerta había una nota, ¡de Santa!

Querida Cathy,

Perdona el desorden. ¡ Jo, Jo! Pero esta fue mi primera experiencia en un ambiente sin gravedad. Sabía que sentirías nostalgia este año, asi que les traje, a tí y al resto de la tripulación, unas cuantas cosas para Navidad.

Debería decir, sin embargo, que podrían encontrar una manera más facil para dejar entrar a las personas. ¿No sabían, acaso, que yo vendría? No hay manija en la parte exterior de la compuerta. Tuve que meterme a través del respiradero de vacío -- ¡con el árbol, los regalos y todo!

Menos mal que Santa es un mago, pensó Cathy. Ese respiradero tiene solo unas cuantas pulgadas de ancho y apunta directamente hacia el horno de fundición del laboratorio de ciencias de los materiales. La carta continuaba:

Aparecimos en una chimenea muy fuera de lo común -- algo así como un pequeño horno de fundición. ¡Olía espantoso! Qué bien que los renos se habían quedado esperando afuera! Cometa se estaba sintiendo un poco mal por la ausencia de peso. (Pobre reno, ahora los demás lo llaman "Cometa del Vómito". Yo les recordé que es Navidad, pero ellos continuaron su jolgorio -- especialmente Rudolph).

A propósito, deberían de revisar sus paneles solares. Estacioné el trineo sobre ellos y recibimos una horrible descarga. ¡Deberían de haber visto encenderse la nariz de Rudolph!

Hablando de luces, las del árbol no funcionan. Al parecer la corriente directa de la estación no es igual a la corriente alterna de las casas en la Tierra -- la próxima vez les traeré un convertidor de corriente.

¡Jo, jo! He visto muchos árboles en mi vida, pero ninguno como este. Los adornos no cuelgan como deberían. Ni siquiera estoy seguro de hacia dónde es "abajo"... Y el oropel se desparrama en todas direcciones. (Mucho cuidado, las agujas de pino flotan y te pueden picar un ojo. ¡ Jo, jo!)

Cathy echó una mirada al árbol sin peso. La mayoría de los adornos estaban flotando. Y el oropel... bueno, la escena le recordaba a alguien que hubuiera metido el dedo en un tomacorriente. (Su propio cabello sin peso se veía así esa mañana, erizado hacia arriba, hasta que se lo acomodó en una cola de caballo).

Encontrarás una bolsa de galletas de la Sra. Claus pegada con cinta para tubería a la repisa de la cocina. No pude resistir comerme una yo mismo. Pero las migajas... oh Dios mío, ¡quedaron flotando por todos lados!

Los filtros de aire se encargarán de eso en unas cuantas horas, sabía Cathy. Miró el enjambre de migajas y entendió porqué la NASA empacaba aquellos alimentos que tendían a desmoronarse, en pequeños bocados -- o los evitaban por completo. Pero, se preguntaba, ¿de dónde salieron las gotas de leche?

Debes estarte preguntando acerca de la leche, continuaba la carta. Necesitaba algo para acompañar mi galleta, desde luego. Afortunadamente nunca voy a ningún lado sin mi termo. La Sra. Claus insiste siempre en esto.

Sólo puedo decirte esto: nunca destapes un termo de leche tibia en un ambiente de gravedad cero. Primero que nada, no lo puedes vaciar. Después, cuando lo agité, volaron gotitas por todos lados. ¡Jo, jo, vaya que desorden!

Sabía que era hora de irme. Después de todo, tengo que visitar otros mil millones de hogares antes del amanecer. Aunque, debo decir, que el de ustedes está por encima de todos.

Al salir, pienso dar una vuelta para conocer la estación. ¡Que construcción espléndida! Probaré también ese brazo robótico antes de irme (¿Es verdad que lo controlan con un joystick? ¡Extraordinario!) Esperen a ver la cara de Donner cuando le pellizque el flanco. Jo, jo, jo!

Que tengas un buen día, querida. Y solamente recuerda... el espíritu navideño también está en la estación.

Atentamente, Santa

PD. Vi tu experimento sobre el sistema inmunológico en el laboratorio. ¡Es asombroso lo que podemos aprender en el espacio! La señora Claus está siempre estornudando debido a algún tipo de bacteria del Polo Norte. Ella estará contenta de ver que estás progresando en encontrar una solución.

Cathy miró las migajas a su alrededor, la leche volando, el árbol en desorden... y se sintió mejor. Alcanzó su regalo, pegado con cinta para tubería a una pared cercana. Adentro había 38 broches para el cabello y una foto autografiada del reno Cometa sonriendo simpáticamente.

"Vaya," pensó. "¡Es justo lo que quería!"
Una guía entre lo real y lo ficticio :
Cathy Clarke es ficticia. No existe ninguna astronauta con ese nombre, aunque algún día podría existir. En la historia, la nostálgica Cathy esperaba una transmisión radial de su familia. En la vida real los astronautas pueden comunicarse con sus familias en la Tierra de ese modo -- o por medio del correo electrónico o video conferencias privadas.
¡Estar en contacto es importante!

El respiradero de vacío por el que entró Santa es real. Se llama "Sistema de Escape de Vacío." Todos los experimentos abordo de la ISS lo utilizan para ventilar gases nocivos o simplemente para proveer de vacío dentro de la cámara de pruebas. El diámetro máximo del tubo del respiradero es de unos 5 cm., de modo que Santa realmente hubiera necesitado de poderes mágicos para entrar por el.
El horno de fundición es real. Los experimentos sobre el sistema inmunológico en el espacio son reales también. Este tipo de experimentos se realizaron tanto en el transbordador de la NASA como en la ISS.
Si los renos se posaran sobre los paneles solares de la estació, sentirían una gran descarga eléctrica, justo como le pasó a Rudolph, ya que los paneles generan un fuerte campo eléctrico. Los paneles solares proveen de corriente directa a los tomacorrientes de toda la estación. Este es un tipo de electricidad incompatible con las luces de los árboles de navidad comunes, tal como lo descubrió Santa.

Si, existe un brazo robot en la ISS, llamado Candarm2 y es controlado por medio de un joystick.
¡Suerte para Santa! ¿Y que hay del propio Santa? ¿Es real? Eso lo dejamos para que los lectores lo decidan.
Por lo pronto les mostramos como los cinco tripulantes de la ISS festejan la Navidad 2009 :

23 diciembre 2009

Nuevos residentes en la Estación Espacial

Los nuevos integrantes de la Expedición 22, Oleg Kotov, Tim Creamer y Soichi Noguchi arribaron, en la Soyuz TMA-17, a la Estación Espacial Internacional ayer a las 19:48 (ARG) 22:48 (GMT).

La Soyuz se acopló al módulo Zarya, cuando el complejo sobrevolaba el Océano Atlántico, cerca de Brasil, los tres cosmonautas fueron recibidos por los otros dos integrantes de la expedición, Jeff Williams y Maksim Surayev, con quienes ahora se suman para formar una tripulación de cinco integrantes que se prolongará hasta abril de 2010.

En la primera conferencia de prensa que brindaron los cinco expedicionarios saludaron a sus respectivas familias y a todo el público, con motivo de los próximos festejos navideños.
Una de las primeras actividades que realizarán será una caminata espacial, saliendo por el nuevo módulo Poisk, recientemente añadido al módulo Zvezda de la estación, los protagonistas de la caminata serán Oleg Kotov y Maksim Surayev.

20 diciembre 2009

Despegó la Soyuz TMA-17


La nave Soyuz TMA-17 despegó esta tarde desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazakhstan, a las 18:52 ARG 21:52 GMT, llevando a los cosmonautas Oleg Kotov, Timothy Creamer y Soichi Noguchi, integrantes de la Expedición 22 de la Estación Espacial Internacional.

Diez minutos después del lanzamiento la Soyuz ya estaba en órbita y sus antenas de comunicaciones desplegadas normalmente, el comandante de la Soyuz, Oleg Kotov, informó la normalidad de todos los sistemas y de las condiciones del vuelo.

El viaje hacia la Estación Espacial Internacional durará dos días y el martes está previsto el acople de la nave Soyuz con la estación espacial, allí los esperan los otros dos integrantes de la Expedición 22, Jeffrey Williams y Maksim Surayev, quienes están desde octubre.

Los cinco expedicionarios compartirán la estación durante los próximos cuatro meses, en los cuales recibirán las visitas de los transbordadores STS-130 Endeavour, en febrero y STS-131 Discovery, en marzo.
Tim Creamer realiza su primer vuelo espacial, mientras que para Oleg Kotov es el segundo luego de ser ingeniero de vuelo en la Expedición 15 en 2007 y lo mismo para Soichi Noguchi que participó en la misión STS-114 Discovery, en 2005.


Video del lanzamiento :

17 diciembre 2009

La Soyuz TMA-17 con los últimos preparativos


La tripulación de la Soyuz TMA-17 ultiman los entrenamientos finales, en Baikonur, antes de partir hacia la Estación Espacial Internacional, el próximo 21 de diciembre en lo que será el último vuelo tripulado del año.


El ruso Oleg Kotov, quien comandará la nave Soyuz, el estadounidense Timothy Creamer y el japonés Soichi Noguchi, llegarán abordo de la TMA-17 el día 23 y pasarán a formar parte como ingenieros de vuelo de la Expedición 22, actualmente conformada por su comandante Jeff Williams y Maksim Surayev, quienes se encuentran en la misma desde octubre.



Kotov y Noguchi realizan su segundo vuelo, mientras que Creamer recibe su bautismo espacial en esta misión.


Desde hace una semana los tres tripulantes se encuentran en Baikonur, al igual que sus tres suplentes o Back Ups, Anton Shkaplerov (Rusia), Douglas Wheelock (USA) y Satoshi Furukawa (Japón) quienes se entrenan con la misma rigurosidad que los titulares para el caso de que haya un reemplazo de último momento.


Por otro lado, la nave Soyuz TMA-17 ha pasado exitosamente las pruebas de hermeticidad y de los paneles solares, encargados de generar la energía de la nave durante su viaje a la Estación Espacial.




Los seis cosmonautas (titulares y suplentes) ofrecieron, durante esta semana, dos conferencias de prensa, donde relataron los detalles del vuelo y de como será su estadía en la estación; Oleg Kotov llevará un gato de peluche, como cábala, de la misma manera que lo hizo en su anterior vuelo, en 2007, cuando formó parte de la Expedición 15.


En estos últimos días se encuentran repasando la rutina de vuelo, una y otra vez, en los simuladores de vuelo en Baikonur.






14 diciembre 2009

Recordando al Apollo 17

Todos tenemos en nuestra memoria a la legendaria misión Apollo 11 que, en julio de 1969, llevó al hombre a la Luna e hizo que a partir de allí la humanidad se sintiera con capacidad planetaria; Armstrong y Aldrin fueron los primeros seres humanos en pisar nuestro satélite natural.

También recordamos a la desventurada Apollo 13, cuyos astronautas, en abril de 1970, vivieron una odisea para salvar sus vidas a costa de no poder llegar a la Luna, debido a una explosión en el tanque de oxígeno del módulo de servicio en pleno vuelo.
Pero muy pocos, tal vez, recuerden al Apollo 17, la última misión en llevar hombres a la Luna, realizada en diciembre de 1972 y de la cual hoy se cumplen 37 años, en la fotografía superior vemos la foto oficial de la tripulación, sentado el comandante Eugene Cernan y de pié Harrison Schmitt (izq.) y Ronald Evans.


El Saturno V que llevaría el Apollo 17 a la Luna durante su ensamblado en el VAB.


El jeep lunar está siendo plegado por los técnicos para ser colocado en el módulo lunar.


Fue una misión en donde se batieron varios récords : “Permanencia más prolongada en la Luna con un total de casi 75 horas; período más largo en la superficie lunar sin interrupción (7 horas y 37 minutos), así como máximo tiempo de exploración con 22 horas y 5 minutos”.

Se recogieron 110 kg de muestras de rocas lunares en una misión eminentemente de exploración geológica, aunque lamentablemente haya sido la última misión.

La tripulación estaba compuesta por el astronauta Eugene Cernan, comandante de la misión, con dos misiones en su haber, había sido piloto en la Gemini 9A, en junio de 1966, realizando una complicada actividad extravehícular y piloto del módulo lunar en Apollo 10, en mayo de 1969; el piloto del módulo de mando fue Ronald Evans y el del módulo lunar Harrison Schmitt, ambos debutantes en el espacio.


El piloto del módulo de mando, Ronald Evans, probando la hermeticidad de su traje espacial.

Al formarse esta tripulación, Cernan se enfrentó con un dilema : por ser piloto del módulo lunar en Apollo 10 le tocaba ser piloto del módulo de mando en una misión posterior, un cargo superior, pero justamente lo dejaba sin pisar la Luna ya ese es el astronauta que se queda en órbita lunar esperando a sus otros dos compañeros.

La misión en la que podía ser piloto del módulo de mando era la Apollo 16, pero de pronto se le habrió la posibilidad de ser comandante de la siguiente misión, la 17, aunque con los recortes presupuestarios que ya amenazaban al programa lunar la existencia de esa misión era muy incierta.

Para un hombre que estuvo a solo 15 km. de la superfice lunar en Apollo 10 la elección fue simple, prefería jugársela a ser comandante del Apollo 17 y caminar en la Luna que volver allí en la 16 sin poder hacerlo.


La Apollo 17 se haría realidad a pesar de todo, pero sería la última misión humana a la luna, las Apollo 18, 19 y 20 quedarían canceladas para siempre, esto motivó a que el único astroanuta geólogo, Harrison Schmitt, fuera movido de la 18 (que no volaría) a la 17, para que al menos un científico investigara la geología lunar en la última misión.

Harrison Schmitt, piloto del módulo lunar, se dispone a abordar, nótese el cartel de fondo "Apollo 17, Solo un comienzo"

El astronauta desplazado como piloto del módulo lunar de la Apollo 17, para que Schmitt pudiera ir a la Luna, fue Joe Engle; seguramente habrá sido una frustración muy grande para él.

Joe Engle el astronauta que no pudo caminar en la Luna, luego volaría en misiones del Shuttle.

El módulo de mando fue bautizado "America" y el lunar "Challenger" un privilegio que recayó en su comandante.



El gran cohete Saturno V despegó en la madrugada del 7 de diciembre de 1972 a las 01:33 (ARG) desde el PAD 39A del Centro Espacial Kennedy, rumbo a los Montes Taurus, donde además se halla el cráter Littrow. Fue el primer vuelo tripulado cuyo lanzamiento se realizó de noche.




El alunizaje se produjo en la tarde del día 11 de diciembre a las 15:54 (ARG); Eugene Cernan y Harrison Schmitt se convirtieron en los últimos seres humanos en la Luna, hasta el día de la fecha, mientras que Ronald Evans los esperaba en el módulo de mando en la orbita lunar.




Durante las 75 horas que Cernan y Schmitt permanecieron en la Luna realizaron excursiones, tanto a pie como en el jeep lunar, recogiendo muestras de rocas lunares e instalando aparartos científicos, algunos de los cuales todavía funcionan.



El jeep lunar es otro de los elementos que quedaron abandonados en la Luna, justamente por eso fue empleado como plataforma para dejar colocado uno de esos tantos instrumentos científicos y su cámara de TV fue guiada desde Tierra para que se pueda ver, en vivo, el despegue de la fase de ascenso del módulo lunar.




Cernan y Schmitt, durante el viaje de regreso, los últimos seres humanos en la Luna hasta hoy.

Debido al retraso en las comunicaciones el control de la cámara de TV del jeep lunar había fallado al intentar filmar al módulo en las misiones Apollo 15 y 16, obviamente la de Apollo 17 sería la última oportunidad, por suerte el técnico guió con anticipación la cámara haciéndola elevar antes de que el módulo lo hiciera, previendo el retraso de tres segundos que había en el envío de comandos.




La cápsula Apollo amerizó en el Océano Pacífico el 19 de diciembre de 1972, a las 15:24 (ARG), los tres astronautas fueron rescatados, sanos y salvos, por el portaaviones USS Ticonderoga.



Con este vuelo finalizó el proyecto Apolo (que logró situar a 12 hombres en la Luna de un total de 27 que lograron orbitarla). Se consiguió la misión inicial de trasladar a un ser humano a nuestro satélite antes que la URSS; se demostró la posibilidad no demasiado lejana de establecer bases lunares permanentes en la corteza lunar, rica en minerales; y se instalaron complejos instrumentales de estudio, algunos de cuyos aparatos aún prestan un gran servicio a los selenógrafos actuales.


Fue en esta misión donde se tomó la fotografía La Canica Azul que hoy tanto nos hace reflexionar acerca del futuro de nuestro planeta.

11 diciembre 2009

El transbordador Endeavour ingresó al VAB

El transbordador espacial Endeavour ingresó, hoy, al Edificio de Ensamblado Vertical (VAB por sus siglas en inglés) donde le serán adicionados el tanque externo y los cohetes aceleradores para su misión STS-130, prevista para febrero de 2010.



Dentro del VAB, el mismo edificio donde fueron ensamblados todos los cohetes Saturno V que fueron a la Luna, el Endeavour será puesto en posición vertical, para la colocación del Tanque Externo de combustible nº 134 y los cohetes "Boosters", al tiempo que en la bodega de carga serán alojadas las dos cargas útiles de la misión.

En esta misión el Endeavour llevará a la Estación Espacial Internacional el Nodo 3, bautizado como Tranquility, y la cúpula de observación que será instalada en el Nodo 1, Unity.

El lanzamiento está previsto para el 7 de febrero de 2010 y la tripulación de seis astronautas estará compuesta por el comandante George Zamka, el piloto Terry Virts y los especialistas en misión Kathy Hire, Stephen Robinson, Robert Benhken y Nicholas Patrick.

Video del traslado del Endeavour :



10 diciembre 2009

El Poisk comienza a ser operativo

El pasado 7 de diciembre a las 21:26 (ARG) 00:26 (GMT) el módulo MRM-2, llamado Poisk, quedó con su portal al descubierto, luego de que su propulsor, la nave Progress, se separó del mismo.
Los integrantes de la Expedición 22, Maksim Surayev y Jeff Williams, tomaron las fotos de la separación, al menos yo, nunca había visto antes a una nave Progrees sin su carga, ni siquiera cuando se acopló su similar módulo Pirs en 2001.

La nave Progress reingresó en la atmósfera terrestre y se desintegró, mientra tanto el módulo Poisk ya quedó libre para que los expedicionarios puedan salir por allí, al efectuar actividades extravehículares, y/o funcionar como puerto de atraque para recibir a una nave Soyuz.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...