21 julio 2008

El hombre SI llegó a la Luna (Parte 1)

Las teorías conspirativas acerca de si el hombre llegó, o no, a la Luna conforman un fenómeno que se originó prácticamente al mismo tiempo en que finalizó el programa lunar. Como los grandes dogmas científicos las "pruebas" que demostrarían un fraude han perdurado; las bases para explicarlas, no. Y si investigamos, solo un poco, para ver que sucedió realmente ?

En este nuevo aniversario de la llegada del hombre a la Luna les propongo recorrer los principales postulados conspiracionistas, revisarlos y luego que el lector siga creyendo lo que quiera, pues a estas alturas ya no se trata de demostrar nada ni de coregir posturas adoptadas, pero si de explicar algunos fenómenos que se dan en el espacio.

El astrónomo Phil Plait, del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad del Estado en Sonoma (miembro de la Universidad de California) en su obra "Bad Astronomy" se encargó de desmitificar el Moon Hoax (el conjunto de las teorías conspiracionistas), aquí la traducción de algunos puntos interesantes :


1. En las fotos no aparecen estrellas en el cielo lunar, si no hay atmósfera deberían verse mejor que en la Tierra.
Un cielo sin aire es siempre negro. En la Luna no hay aire, por lo tanto es negro. En un cielo negro y sin aire deberían verse las estrellas. En las fotos lunares no se ven las estrellas. Por lo tanto, según los conspiracionistas, las fotos no fueron tomadas en la Luna sino en un galpón de Nuevo México.

Las estrellas están ahí, sólo que su luz es demasiado débil para verse en las fotos Ésta es la primera cuestión que abordan los conspirativos. Me sorprende siempre, porque es tan tonta que no se puede creer. Sin embargo, parece apelar a nuestro sentido común: cuando el cielo es negro aquí en la Tierra, vemos las estrellas. Por lo tanto, en la Luna también debiéramos verlas"

Como el color de nuestro cielo depende de la dispersión de la luz en las partículas suspendidas en el aire, es obvio que en un mundo sin atmósfera será negro. Aún con el Sol alto en el cielo al mediodía, seguirá siendo negro. Si uno se para en la Luna ve las estrellas, no importa si es de noche o si es de día. Entonces: ¿por qué no las vemos en las fotos de la NASA? Porque todas las fotos lunares se subexponen ex profeso.
Supongamos que usted está en la Luna y quiere sacar una foto de su amigo astronauta. El Sol está bajo en el horizonte, porque todos los alunizajes se hacen a primera hora de la mañana lunar. ¿Cómo calibra la cámara? El paisaje lunar está brillantemente iluminado por la luz solar, y el traje del otro astronauta es blanco. Para sacar una foto de un sujeto blanco sobre un fondo blanco, usted tiene que usar una exposición muy rápida y un obturador muy cerrado. De este modo, la cámara puede tomar con claridad sujetos muy iluminados.
Las estrellas son objetos débilmente iluminados Simplemente no se ven con exposiciones rápidas, porque no tienen tiempo de impresionar la película.

Como se ve, el asunto es de técnica fotográfica. No tiene nada que ver con que si el cielo es azul, verde o rojo. Tampoco importa si hay atmósfera, si es de aire, de metano o de hexano.

Si uno estuviera en el espacio profundo, lleno de estrellas, y pusiera su cámara como se pone para sacar fotos en la Luna, tampoco vería las estrellas.

2. Un cohete capaz de alunizar en la Luna tendría que haber producido un enorme cráter quemado en la superficie, pero no hay ninguno.


Cuando uno estaciona el auto, no lo mete en el hueco a 100 kilómetros por hora. Los astronautas hacen lo mismo. Por supuesto que los motores del módulo pueden producir 4.500 kilos de empuje, pero tienen un acelerador. Encienden el motor con fuerza para dejar la órbita y más lento al aproximarse a la superficie, pero no tienen que acelerar muy fuerte para tocar el suelo, sólo se apoyan con los motores a unos 1.300 kilos de empuje.
La tobera del Módulo Lunar tenía 1,37 metros de diámetro, lo que evivale a algo menos de 1,5 metros cuadrados de superficie en la boca.
Esto significa una presión de empuje inferior a 0,68 kilos por cm2 en la salida de la tobera al momento de tocar la Luna.
Es muy poca presión; además, el chorro del escape de un cohete se dispersa muy rápido en el vacío.


En la Tierra, el aire comprime el chorro en la forma de una columna delgada, que es el motivo de que se vean grandes llamas y humo en la base de un cohete que despega. En el vacío, los gases de la tobera se dispersan, disminuyendo mucho más la presión ejercida por el chorro. ¡Por eso es que no hay cráter! Mil trescientos kilos parecen mucho empuje, pero desperdigados por una superficie enorme equivalen a una caricia.
Otra cosa : los motores se apagan unos metros antes de tocar el suelo.

Seguiremos desmitificando el Moon Hoax...

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...